08 agosto, 2012

Imaginación descriptiva

Con mirada fija sobre el gato que se postra al lado de la ventana para recibir los rayos de luz que despuntan al amanecer. Parece un gato reptil, tiene sangre fría, como yo. Quizá yo también debiera apostarme al Sol. Prende el segundo cigarrillo del día, son las seis de la mañana, todavía en ayunas y el gato continua inmóvil y con los ojos cerrados aunque despierto, atento a los sonidos que se filtran desde el exterior. Es marrón, marrón oscuro el color de la silla sobre la que él reposa. Ya se cuentan dos días en los que no sale del cuarto, come pero no duerme, orina y defeca en el baño que añadió hace cinco meses al cuarto en el que permanece. El olor que desprenden las páginas que conforman los libros y folletines, alcanza a llenar toda la estancia; es lo nuevo y lo viejo, el inicio y el roce de la muerte, son tantas vidas atrincheradas en historias hechas papel y libertad. El gato se mueve, contempla a su amigo sentado y ambos se miran. Uno tiene paciencia mientras el otro desespera ante aquel apacible instante. El felino se estira y se lanza al suelo, con movimientos elegantes camina al frente del hombre y le muestra una sonrisa. El desespero se acerca casi de forma inexorable al hombre; no disfruta de la imagen que representa ahora la vida en ese mismo instante. El gato toma finalmente el lápiz y comienza a retratarlo. El viento sopla a través de la ventana y de un momento a otro todo se convierte en imaginación.

11 comentarios:

  1. Por un momento me hizo acordar al gato de Alicia. No hay mejor cosa que tirarse bajo el sol en esos días (que se dan perfectamente en invierno, acá en Tucumán) que está fresco, pero el sol da lindo. Muy lleno de sensaciones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente por la sonrisa. Un abrazo Sole.

      Eliminar
  2. El gato es el animal de los grandes escritores :)); muchos lo han utilizado o recurrido a él para protagonizar algunas de sus grandes obras, Lope de Vega, Edgar Allan Poe, Pablo Neruda, Jose L. Borges o Julio Cortázar. Será que el escritor tiene alma de gato: solitario, arisco mientras escribe y alejado de sus dueños o personas queridas (también las/os virtuales ...).

    Un abrazo felino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una animal que puede ser maravilloso, igual que nosotros los humanos. Sobre lo del animal/escritor con alma de felino, dejáme que te robe ese pensamiento.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Fue como ver una pelicula.. en camara lenta.

    No me gustan los gatos... son demasiado observadores ;)


    Vengo.. no me ido.. sigo. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos también me regalás risa Arya.
      Saludos

      Eliminar
  4. Si sabes de algún otro gato como el que describes, ya sabes quién puede adoptarlo...

    Excelente descripción.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andan de casa en casa, nunca dsecansan en un mismo lugar dos veces. Gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Si señor. Imaginación y talento descriptivo.
    A mi, solo a mi, sin embargo ya no me gusta que un jodido gato remolón se ponga a dibujar, es como si Walt Disney se hubiera apropiado del escenario y lo hubiera mandado todo a hacer puñetas. Me han dado ganas de pisar el rabo a ese gato.

    Abrazos

    ResponderEliminar